…aquél pobre remedio

| |

 

Tu amor, un placebo inactivo, estímulo inducido que me

 hiciera creer tantas promesas. Algo más, para vivir tranquila,

al prolongar sin mayor ambición, que tener en la mira

el empeño del día, una intención oculta: enamorarme.

 

Será que la costumbre, quedó formada así, de tal manera

que aquél pobre remedio fue efectivo, quedó firme, fue válido

y concreto, a la medida, en tácita respuesta que la vida

le respondió inocente, confiada, más allá de cualquier expectativa.

 

Andrea Saldaña Riverahttps://es.wikipedia.org/wiki/Andrea_Salda%C3%B1a 

Anterior

¿Alguna vez, te han besado las hadas, amor mío?

… quizá nuestro espejismo

Siguiente
es_ESSpanish