Mujeres de alas grandes.

| |

Mujeres de alas grandes. 27 historias de mujeres sobrevivientes de violencia de genero y mujeres privadas de su libertad. Un esbozo de la obra publicada por el IMES, su Directora, Mtra. Marcela García Vásquez la publicó y presentó el pasado 26 de noviembre. La Mtra. Carolina Jayme Foyo, del Instituto de las Mujeres de San Luís Potosí amplió la información. Video: https://www.youtube.com/watch?v=Etp02rKjOrg También puede escucharnos en Radio Claret América en el Podcast. https://andreasaldana.com/es_es/podcast-radio-claret-america/   

El 10 de diciembre, Día  de los Derechos Humanos, es bueno recordar que en estos se incluyen los de las mujeres privadas de su libertad. Estamos entendiendo los derechos a la salud física y mental, al trabajo, a la alimentación, a la educación y a la cultura. Esto implica participar en las actividades laborales, productivas y remuneradas, de acuerdo a sus habilidades e intereses. Además, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, enfatiza que el nivel de vida adecuado para la persona y su familia, no debe restringirse a las personas privadas de su libertad .

Escritura Carcelaria.

Se puede hablar de avances, no los suficientes, desafortunadamente. En cuanto al estado de San Luís Potosí, donde radico, quiero mencionar una de las acciones de la sociedad civil, me refiero a la ONG Nueva Luna. En aquel tiempo dirigida por la Mtra. Marcela García Vásquez, quien inició un proyecto de escritura carcelaria, también conocido como logoterapia o terapia de escritura. 

El contenido de esta publicación fue obtenido por el IMES a través de una convocatoria. Igualmente su recopilación, edición y publicación. Se puede descargar digital en la liga: https://bit.ly/MujeresAlasGrandes

La obra contiene 27 historias de vida,  algunas de mujeres privadas de su libertad y otras de sobrevivientes de violencia de genero. Ambos grupos usaron su voz, en una especie de introspección. Comparto pseudónimos y fragmentos de algunas historias seleccionadas al azar. 

“aquello que no puede ser dicho en voz alta”

Mujeres de alas grandes, muestra relatos de vida, mencionan que al compartir su texto  esperan que sea usado  como espejo y ventana. Quizá reconocieron que sus recuerdos, una  vez rescatados del silencio, podrían liberarse de la carga que les significaba. Quizá como se ha mencionado en algunas publicaciones, la carga de sentir que tenían mucho de “aquello que no puede ser dicho en voz alta”.

Las autoras aún permanecen en el Centro de Reinserción Social del estado de San Luis Potosí. Lo estuvieron durante la pandemia de covid-19. Esto dio un nuevo significado al encierro dentro de otro encierro. A estas mujeres aún se les escatiman sus derechos humanos.  https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/enpol/2021/doc/enpol2021_presentacion_nacional.pdf En ocasiones, organizaciones de la sociedad civil,  o instituciones gubernamentales, como el IMES, tratan de aliviar estas carencias solicitando el apoyo y la solidaridad de la sociedad civil. 

Ventana y espejo

Los pseudónimos de estas historias llevan palabras fuertes, profundas , desde el principio del relato nos impactan, nos motivan a voltear la mirada hacia ese grupo, pero también, nos devuelven la esperanza y la fé. Reconocemos el papel de la religiosidad, la resiliencia y la sororidad, entre otros, que mencionan algunas de ellas.

En los pseudónimos encontramos desde LA FIERA DE LA FRONTERA (La tigresa), hasta Fé y Esperanza, Reconstrucción o Lo que más pesa, Nunca me derrotaré, Renacer, Episodio de Terror, Para cumplir tus sueños, El pasado, Perder el miedo, es comenzar a vivir, sigo viva, El hambre con sueño se quita, El encierro dentro del encierro entre otras, Me pregunto si serán ventana, espejo o reflejo de los propósitos que la introspección suele generar.  

Fragmentos I

La violencia sufrida se identifica, a veces desde el embarazo, al nacimiento o en la más tierna infancia. En otras ocasiones, se reconoce con mayor facilidad la que sufren en el presente, como lo muestran estos fragmentos:

  1. Soy hija de una gran mujer y un ARMY, de él soy su vergüenza, no me importa, él quería niño, pero pues le salí mujer y nos dejó. El muy cínico engañó mil veces a mi madre, ella todo le perdonaba. Estoy detenida por el delito de secuestro agravado.
  2. Llevo dos años ocho meses, aquí empezó lo más triste de mi vida, mis hijos y mi  madre se van con mi ex a San Luis, …al tercer mes Jhovani, vendió todo y entregó a mis hijos con mi hermana; cuando había dinero sí, nada más se acabó y valió madre… Esa soy yo: Marimar, la jefa de plaza de Tamuín… la que es peor que una basura, nada más imaginen el porqué me siento así.

 

Fragmentos II.

3.- Mi estancia en este lugar no ha sido fácil, he batallado pero gracias a Dios sigo de pie, como lo he mencionado, aun a pesar de esta enfermedad, me agüito, pero no me rindo. Tengo que salir adelante por mis tres hijos y mi marido, que está recluido aquí conmigo, a veces no nos vemos, pero sé que Dios está conmigo, me ama, nunca me suelta de su mano. ¡mil gracias señor! ¡

4.- En este penal los directivos no tienen idea, ni el personal administrativo, seguridad y custodia. Toman medidas absurdas, diría yo. Por ejemplo; no poder caminar en los pasillos, a cielo abierto, acompañada de otra mujer. En la estancia donde nos quedamos vivimos tres, en el taller de costura trabajamos de 8 a 10 internas y en el comedor nos reunimos sin sana distancia 20 mujeres,.? ¡Qué absurdo!

Fragmentos III

5.- La libertad es el tesoro más bello que nos brinda y concedió Dios. No lo entendí, hasta que me enjaularon como un ave, encerrada sin poder decidir cómo y con quién vivir y convivir. Aquí es todo tan difícil. Aquí pasas pérdidas de seres que signi­ficaban o formaban el todo en tu vida y en tu corazón. No puedes siquiera decirles adiós, no loes ves más. Aquí el tiempo se detiene, es una rutina de un color gris opaco, sin sentido, sin motivo, te caes, te enojas, peleas, la cagas, sonríes, aprendes, valoras, descubres, empeñas, avanzas, logras, fracasas en ­mil sentimientos que se forman y transforman dentro de ti, algunas veces todos en un solo día.

¿ Porque leer estas 27 historias? Cada una de nosotras podría encontrar una y mil respuestas, ya sean especialistas o neófitas en este tema. Termino con un poema, no de mi autoría.

De: Anna Ajmátova

¿ Y usted puede describir esto?

y yo dije:

si puedo

Entonces algo parecido a una sonrisa resbaló en aquello

que una vez había sido su rostro.

 

Agradeceré sus comentarios y sugerencias, ofrezco difusión de acciones, modelos, proyectos y actividades realizadas sin fines de lucro.: mi correo srandrea@prodigy.net.mx  Andrea Saldaña Rivera.https://es.wikipedia.org/wiki/Andrea_Salda%C3%B1a

 

Anterior

“Fugacidad compartida” María Esther Morales.

Nos perdimos…

Siguiente
es_ESSpanish