TESTAMENTO.

| |

 

Andrea Saldaña Rivera.

TESTAMENTO I

No fue la Pandemia, ni sus miles de muertos,

fue la vida, que machaca las calles cada día

y uno que otro recuerdo guardado en el baúl

con sus pasos, sus sombras y otras formas.

 

 

TESTAMENTO II

No lamento escuchar el silbido del aire

adosado a la tarde, mientras, los tordos vuelven,

casi sin darme cuenta se ha mojado mi rostro

¿empezó la llovizna, o es un llanto callado?

 

 

TESTAMENTO.III

No me gusta temprano, ni estar a medianoche

aunque puedo rezar allende Los Olivos sin dormirme,

o atender el llamado o las campanas, prefiero la oración

sin previo aviso, viene del corazón y no es lo mismo.

 

TESTAMENTO.IV

Puede ser la Mezquita, la Iglesia o la capilla, el árbol centenario,

un pasto verde, muy fresco y espaciado, una roca calcárea  

cortada a tajo por la mano del hombre o el paso de los años

ahí yo rezaré, viene de tiempo atrás …porque es lo mismo.

 

TESTAMENTO V

Ante todo, la poesía libre es una forma de expresión poética. Quienes saben de esta materia piensan que se caracteriza también por su alejamiento intencionado  de las pautas de rima y metro. Mientras que una que es menos versada en la materia pudiera pensar que como resultado, esta es una de las formas más sencillas, también tiene sus reglas. Como resultado de ellas, el poema busca caudales de ritmo y finalmente recurre al lenguaje subjetivo, connotativo. Se insiste en que deben ser especialmente relevantes  sus palabras y expresiones, éstas pueden ¿o deben?  incluir más de un sentido o interpretación. Finalmente, el lenguaje literario es  figurado,  es la forma en que recurre a metáforas, tanto como a  símil y otras figuras literarias.

Autora

Santuario de la Virgen de Guadalupe. CDMX.
Anterior

PINTA FUERA DE LA RAYA.

Humana vanidad, fugaz y peregrina.

Siguiente
es_ESSpanish