“Porque contar la historia, me ayudó a perdonar.”

| |

“Porque contar la historia, me ayudó a perdonar”.

                                                                                                                                                           “El testimonio de las mujeres es ver                                                                                                                                                                                                      lo de fuera desde dentro.                                                                                                                                                                                                                                 Si hay una característica que pueda diferenciar                                                                                                                                                                                el discurso de la mujer, es ese  encuadre.“                                                 Carmen Martín Gaite

Andrea Saldaña Rivera.

 

“Porque contar la historia, me ayudó a perdonar”.

En la sierra de la huasteca, amanece distinto cada día. Mi jacal está en el municipio de Tancanhuitz, que significa “Canoa de flores amarillas” . Queda más arriba de la Cueva de los Brujos, a donde junto leña muy temprano, porque más abajo empieza el arroyo y su brisa la moja demasiado. Mientras bajo por el sendero, se despiertan los trinos de los pájaros y los gritos de las guacamayas. Los primeros rayos del sol tienen tantas tonalidades, las plantas y las hojas de los árboles muestran diferentes matices por la lluvia, el rocío y hasta “la calor”.

“Porque contar la historia, me ayudó a perdonar”.

De regreso al jacal los colores de las plumas de las gallinas y los gallos se confunden. Corretean en el corral cuando la Chiquis, mi perrita blanca, se pone a jugar con ellas. Pienso yo, que no necesito color en la falda de enredo que usamos las Tének. Es negra, de percal, sujeta a la cintura con una faja. La blusa es brillante, azul o rosa. Lo negro de la falda disimula la tierra, las manchas y el hollín de la leña. Las faenas son tantas, se ensucia, por más que una se cuide.

Ende” que me levanto traigo leña, “priendo” el fogón. Luego, bajo hasta el arroyo por agua. En lo que agarra “juerza” la lumbre. Regreso a poner el comal y empezar a echar tortillas “pal” almuerzo.

 

“Porque contar la historia, me ayudó a perdonar”.

Ese día regresé con el agua, como siempre. Cuando pasé “pa” traerme el comal, se me prendió la falda. Grité muy sorprendida, venía entrando mi tata y que saca el cuchillo de repente. Yo me asusté “retiharto”, volví a gritar de nuevo pero ahora más “juerte”.

Sin dilatar mi tata cortó la faja que “traiba” en la cintura, me tiró al piso y me sacó la falda en llamas por abajo y la aventó “pa” fuera del jacal. Yo estaba re- espantada, llorando pues, con susto y sin poder hablar. Ahí llegó mi mama. Quien sabe que pensó. Como que vi en sus ojos, la furia de los “pingos”. Tomó el leño más grande que estaba en el fogón, se me lanzó a pegarme. Alcé mi brazo al frente y me alcanzó de lleno con el leño encendido. Esta es la cicatriz. Luego me dijo “PUTA”, YA TE VEIA VENIR.

“Porque contar la historia, me ayudó a perdonar”.

Si no ha sido mi tata que la ha parado en seco, no se que hubiera hecho. Le contó el accidente. La sacó del jacal y le mostró la falda que ardía cual fuego eterno. Le agarré harto coraje, una rabia escondida como un dolor  “muy dentro”(y se agarraba el pecho). Hoy aprendí de ustedes lo que son cicatrices. La del brazo, es cicatriz de violencia física. Mi rabia y mi coraje crero que son cicatrices  de violencia verbal. Pero ¿saben? Ya no siento la losa que me apretaba el pecho, con “juerza”, tanta “juerza” con solo respirar. Ya hasta el llanto de antaño va secando su afluente. Porque contar la historia me ayudó a perdonar. 

Nos quedamos calladas. Sellamos con el  llanto, un ritual de amistad.

 

Solidaridad, hermanamiento, complicidad o alianza entre mujeres, todo ello es la sororidad. Un término que inspira al movimiento feminista que es clave para crear redes de mujeres que caminen juntas hacia la igualdad.

Anterior

 “Aquí aprendemos a reír con llanto…”

PINTA FUERA DE LA RAYA.

Siguiente
Configuración de privacidad
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia al usar nuestro sitio web. Si está utilizando nuestros Servicios a través de un navegador, puede restringir, bloquear o eliminar las cookies a través de la configuración de su navegador web. También utilizamos contenido y scripts de terceros que pueden utilizar tecnologías de seguimiento. Puede proporcionar su consentimiento de manera selectiva a continuación para permitir las incrustaciones de terceros. Para obtener información completa sobre las cookies que utilizamos, los datos que recopilamos y cómo los procesamos, consulte nuestro Política de privacidad