Catarsis.

| |

Catarsis. “Pensar es un riesgo que no se puede asumir impunemente“, de  Agustín  Monsreal, estoy de acuerdo. Frase ¿machista?, “A  la mujer no hay que entenderla, hay que amarla”   ¿es controversial?, incluso, algunas personas esperan que las mujeres debemos de sentirnos halagadas con ella.  Al menos yo, tengo que “morderme los ovarios” (frase trillada, pero precisa y con su equivalente para el sexo opuesto) o tragarme las palabras que algunos calificarían de “feministas” con la peor y más “peyorativa” de las acepciones. La costumbre tan socorrida del silencio consigue hacerse de su propio espacio. 

Catarsis.

La frase no corresponde a sus significados. Entendimiento, en su definición genérica se refiere a la facultad de pensar y ésta se puntualiza como actividad mental o espiritual. Amor es, según el Diccionario de Filosofía: una relación selectiva y electiva acompañada de amistad y sus efectos positivos. Se concluye que ambos términos no podrían separarse ya que para que se den los procesos de selección y elección se requiere de actividad mental, que es parte del entendimiento. Es solo mi opinión, con base en mi conocimiento del  español, pero consciente de que no tengo en mi poder la verdad absoluta.

Quienes la dicen no son culpables. Ni son del sexo masculino exclusivamente. Por fin, he llegado a entenderlo. Hay quienes la repiten sin pensar: “monkey see, monkey do”. (chango ve, chango hace) Otros y otras lo dicen porque su herencia biológica no aportó ni una ínfima molécula de sensibilidad en sus cromosomas, o se perdieron los temas de español y de género en la Escuela. La mayoría lo dice por falta de información, por exceso de abulia y de costumbre. Aún en algunas personas inteligentes, he llegado a escuchar la misma frase en lo que seguramente fueron unos instantes de pereza mental.

¿Hablar o callar?

Me pregunto, ¿porqué las mujeres seguimos callando ante este “micro machismo“? ¿Mínimo, debería de considerarse un atentado al español y a nuestra calidad de personas? Una frase repetida tiende a legitimar su permanencia. La pasividad suele llegar a ser una injusta omisión.  

Es válido pedir a los demás que nos entiendan, además de tratar de entenderlos. El entendimiento es una prerrogativa de los seres humanos, así, sin distinción de sexo. Entonces todas y todos podemos salir beneficiados ejercitándolo con mayor frecuencia.

Catarsis
La pasividad suele llegar a ser una injusta omisión.  

Catarsis.

Resulta paradójico que la frase “pero es que no me entiendes” es la más usada, pero … por ambos sexos. La repetimos desde nuestra niñez, luego en la adolescencia, en la adultez, como pareja, porque en lugar de abrirnos al diálogo solo repetimos la frase “es que no me entiendes”. Y luego la trasmitimos a los hijos e hijas en una suerte de ciclo continuo interminable. 

 

¿Es el hombre o la mujer quienes buscan la comprensión del sexo opuesto con mayor frecuencia? ¿Eso importa? Por supuesto que sí. Quiero saber cuál sexo participa más en esta actividad. 

Catarsis
Catarsis. Es el hombre o la mujer quienes buscan comprensión…

En las conversaciones íntimas con amigas y amigos el tema siempre salta. Aportamos razones, argumentos, casos concretos, arquetipos familiares, todo hasta cargar como el “Pípila” una pesada losa en la espalda, rebosante de historias, sentencias y proverbios con tal de protegernos a la hora de aplicar la comprensión.

He recurrido al apoyo profesional para entender los elementos del pensamiento que obstaculizan o apoyan las acciones y actitudes. Sé que me ha ayudado a defenderme, en especial de mi misma. Me ha sido útil para reconocer las señales de alerta, los peligros y riesgos que entraña no usar el pensamiento de manera apropiada y positiva.

Digresión.

Esto de tratar de entender, me llevó a recordar una de mis canciones , “Deja que el viento calle”, y la filosofía popular de  muchas otras.  Algunas de las líneas son bastante ilustrativas para el tema.  Hay canciones que podría comentar, pero no me ha sido fácil recordarlas, la ausencia de otra de ellas me ha inquietado, ésa cuyos recuerdos me han dejado la sonrisa pendiente.

Podría terminar esta digresión considerando finalmente que para entender al ser humano, en cualquier papel que desempeñe, en cualquier circunstancia que se encuentre: desde su dignidad como persona hasta cuando se trata de personas especiales, agresores o víctimas, debo de recordar que no hay efecto sin causa y no hay causa sin efecto.

Tal vez debiera de considerar,  incluso,  como nos afectan los cambios de estaciones. El otoño, propicia la depresión en las personas. No olvidemos que el suicidio aumenta en esta época. Es noviembre, el texto es otoñal y por partida doble, pero no tengo la menor intención de suicidarme. ¿ Será que ya me ha llegado el cansancio?

Quizá estoy agotada,  pero no es mi intención pasarle a nadie la factura.   Probablemente, ando en busca de aguas tranquilas … menos profundas. ¿Seré capaz de pedirles, que de ahora en adelante me comprendan, sin esperar a cambio que yo lo siga haciendo, como antaño?

 

Andrea Saldaña Rivera. Catarsis. Web Page: Andreasaldana.com

Anterior

El miedo a tragar tristezas en silencio.

Tía Úrsula, curandera y católica.

Siguiente